Bardenas Reales

Un paseo por el Parque Natural Bardenas que no deja indiferente a nadie.

Ponerle puertas al campo

Lo primero que extraña cuando uno prepara la visita es la propia normativa, que prohíbe la visita desde una hora antes del anochecer. ¿Cómo se calcula el “anochecer”? ¿Se refiere al crepúsculo civil? ¿O tal vez al crepúsculo náutico? ¿Quizás al crepúsculo astronómico? Todos esos crepúsculos son conceptos medibles, pero “anochecer” es más una percepción que una fase concreta del día. Así las cosas uno camina por allí con cierto temor mirando hacia el cielo no sea que no haya medido bien el atardecer y le pille a mitad de la excursión.

Pero se puede ser más absurdo todavía. En el catálogo de prohibiciones también encontramos cosas como tomar fotografías con intención de divulgarlas, hacer vivaq o aparcar bicicletas fuera de los aparcabicis, y todo esto tendría una sanción de hasta 6.010€.

Hay desde luego una sobredosis normativista y una incoherencia bárbara sancionadora, absolutamente desproporcionada. Es algo que no es exclusivo de este parque natural, aunque quizás aquí sea su máximo exponente. Cada vez se dedican menos recursos a cuidar, proteger y preservar el medio y para compensar esa falta de personal e inversión se aumentan las sanciones. También tiene que ver con el tipo de sociedad que estamos construyendo, cada vez más controlada, vigilada y sancionada. Y así es como se acaba poniendo puertas al campo y multando con 6.010€ por aparcar mal la bicicleta. Y mientras tanto…

Lanzar misiles desde un F18 sí está permitido

Y aunque parezca mentira las Bardenas alojan en su interior un campo de tiro con fuego real, donde anualmente la OTAN realiza más de 2.000 ejercicios entre los que se incluyen lanzar misiles reales desde cazas. Todos estos ejercicios de guerra han causado varios accidentes en las poblaciones cercanas (alguno incluso mortal) y por supuesto están destrozando el parque natural. Y todo esto gracias a un contrato firmado durante la dicturadura, que de buen grado fue posteriormente continuado.

Poderoso caballero Don Dinero es, y sobre todo si su escudero es el complejo armamentístico-militar.

Todas, salvo la última fotografía, han sido tomadas con teleobjetivo 70-200 durante un paseo al atardecer aprovechando los restos de una tormenta, lo que nos regaló unos colores vibrantes y unos cielos fenomenales. La primera y portada es en realidad una panóramica formada por dos fotografías tomadas con el tele a mano. Esta última es otra panorámica tomada con el gran angular. La persona en realidad estaba en la otra punta, pero la cambié de sitio para esta fotografía ya que en ese punto había un fotógrafo.

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.