Fotografía premamá en exteriores de Zaragoza

Os presento aquí una nueva sesión de fotografía premamá realizada en exteriores, aprovechando algunos campos de cereales y frutales durante la primavera.

La verdad es que me considero un afortunado de que hayan confiado en mi para poder captar este momento fugaz e íntimo, y sobre todo por ellas, ya que puede ser un poco agotador el ir de aquí para allá, tumbarse, levantarse…

Técnicamente predominó el uso del tele y un flash externo, gracias al cual pudimos conseguir algún resultado diferente a la anterior sesión fotográfica realizada en interiores.

Lo cierto es que aunque muchas de las fotografías que publico son de paisaje tengo que reconocer que el retrato me gusta mucho, sobre todo cuando puedes tomarte tu tiempo y jugar con los retratados y retratadas, poses, flashes, aunque en esta ocasión sólo usé uno.

Quizás esta foto precedente sea la que más me haya gustado. Tumbada sobre ese campo, sobre-exponiendo, con la cámara muy paralela a la escena y diafragmando a tope, conseguí ese efecto onírico.

Esta que acabas de ver es otra similar, en este caso con la cámara mucho más perpendicular al sujeto.

Quizás sea por eso por lo que el retrato me atrae tanto, porque puedes mirarle a los ojos y decirle a alguien que se tumbe, que salte, que se relaje… A una montaña se lo puedes decir también, pero por ahora los resultados no han sido muy satisfactorios.

En esta fotografía anterior me tumbé sobre el suelo y con las flores silvestres que habían crecido de forma natural las interpuse entre la cámara, apareciendo desenfocadas y aportando color.

Algunos cerezos todavía guardaban un poco de flor. Usando un flash externo a 90º y un softbox conseguimos destacar a Elvira y mantener el cielo con las nubes algodonadas que había ese día.

Una alternativa, por delante de los árboles.

Otro ejemplo de retrato en pareja contra una paca de paja y con un flash a 45º en dirección contraria al sol para evitar sombras.

Y finalmente una gracia. Siempre me gusta buscar el humor en las fotografías… y aquí un ejemplo. En este caso usé su propio coche (que era blanco) para que reflejara la luz del sol (estaba aparcado a la derecha) y rellenase las sombras que producía el sol de la una de la tarde.

En esta otra la naturalidad corre de su cuenta.

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.