La rambla Barrachina de Teruel de noche

Rambla Barrachina, Teruel

Sin acritud alguna, después de haber pasado casi una semana fotografiando la costa cantábrica, un amigo aseveró en contra mío que muy bien irse al País Vasco pero que a ver qué pasaba con Aragón. “¿Porqué tanta fotografía de costa y nada de Aragón?” Le intenté explicar que si hacía tanta fotografía de costa es, entre otras cosas, porque es como estoy aprendiendo a fotografiar.

De noche, en Barrachina (Teruel)
De noche, en Barrachina (Teruel)

Lo cierto es que mi CV fotográfico, en cuanto a formación, es tan limitado como el de la mayor parte de los políticos españoles cuando dicen la verdad. Lo que he aprendido, a base de manuales, videos en YouTube y algún curso, ha sido sobre todo de paisajistas como José Benito Ruiz y Javier Alonso Torre y ellos son principalmente fotógrafos de costa. En cualquier caso: no soy un aragonófobo. Hay también mucho de Aragón. O al menos eso intento.

La rambla barrachina, Teruel

A finales de agosto, un sábado por la tarde, con la única compañía de una lagartija que se subió al coche en Montañana, me fui hasta Teruel. Era un viaje que tenía que durar apenas hora y media y que se convirtió en otro de más de dos horas por recorrer estúpidamente unos 25 kilómetros por pistas agrícolas siguiendo la insidiosa voz de Google Maps. Con más de media hora de retraso y un cabreo del tamaño de la cordillera pirenaica, llegué a la famosa rambla de Barrachina, un paisaje que inevitablemente te hace pensar en aquellos parajes por los que los indios Sioux lucharían contra el ejercito colonizador yanqui, o por donde John Ford circularía su diligencia.

Si bien fue imposible fotografiar el atardecer, al menos pude realizar alguna fotografía nocturna, como las dos que tienes más arriba. Ambas fotografías están tomadas con la luz de una luna llena. En la segunda, esos trazos blancos son estrellas. Esa fotografía fue realizada con un 70-200 durante 30 segundos, con apertura f2.8 y enfocando con la famosa técnica de “yo creo que por aquí estará bien”. Cuando volví al coche empecé a escuchar perros ladrar a lo lejos y me acordé de eso que dicen de no irse solo a fotografiar por la noche… La lagartija se había quedado en el coche vigilando.

Una de las cosas que impresiona de esta zona, que ya aviso que es más bien pequeña, es la ortografía del terreno. Parece que esté cortada a escuadra y cartabón. Ángulos rectos, suelos lisos… y arena. No te imaginas encontrarte arena en Teruel. Pero sí, en el fondo de las ramblas arena, y por encima arcilla. Es esa arcilla la que confiere ese tono rojizo tan espectacular a este paisaje turolense. Y es la que hace que cuando caminas sobre ella parezca que se deshaga como un terrón de azúcar.

Amanece, en Barrachina (Teruel)
Amanece, en Barrachina (Teruel)

Una vez llegas a la rambla hay una ruta circular de 10km que se puede realizar sin mucho esfuerzo pero que, ojo, una muy buena parte de ella no está marcada, así que más te vale llevar algún mapa para no perderte, pues parte de la ruta se realiza bordeando unos campos de cereal donde no hay camino alguno y que acaban en una zona de trincheras de la Guerra Civil donde unos carteles avisan sobre “riesgo de explosión”.

Las cárcavas de Barrachina
Las cárcavas de Barrachina

Esta fotografía vertical que acabas de ver encima de este párrafo es una fotografía totalmente desordenada y realizada a una hora completamente inadecuada… o no. Al estar tomada avanzada la mañana las sombras acentúan la aridez del terreno y todas sus rugosidades, dotando de cierta rudeza al paisaje. Por otro lado la fotografía queda ordenada por un hito, la piedra colocada en un punto óptimo de anclaje, en la parte superior izquierda, y por el camino que discurre en la parte inferior de la fotografía.

La rambla de Barrachina
La rambla de Barrachina. Al fondo Teruel.

Al fondo está Teruel y, encima las calizas. Esas franjas más claras son piedras calizas, distintas de las arcillas, y de ahí la diferencia de color. Por el fondo discurre de forma sinuosa la rambla que cuando está seca, es decir, casi siempre, es un camino perfectamente llano por el cual caminar o conducir.

Rambla de Barrachina, Teruel
Retrato de Rambla de Barrachina, Teruel

Cuando tomé esta fotografía, equipado con el teleobjetivo, subido a una colina que tenía la consistencia de un flan, pensé en un retrato, o en fotografía de detalle. No sé si tu lo ves, pero yo veo una nariz. Intenté darle cierto equilibrio, proporción y jugar con las líneas verticales y horizontales.

Esta siguiente fotografía son en realidad tres fotografías, tomadas con trípode desde el mismo lugar. La escena es imposible captar con un solo disparo porque tenemos, por el lado derecho, el sol colándose entre las nubes y por el otro, las sombras. Para poder conseguir ver toda la fotografía tuve que exponer para las altas luces  (el cielo), los tonos medios (la ladera de la izquierda) y las sombras (las partes no iluminadas por el sol). Luego se funden en una sola fotografía y se obtiene este resultado, que también es conocido como imagen HDR (o de alto rango dinámico). Otra vez una composición difícil, porque otra vez estaba subido sobre una colina por la que por cada paso que das ves como bajo tus pies se arruina y derrumba. Un terreno frágil, engañoso y con un agarre escaso. Obviamente las rocas calizas apoyadas sobre las arcillas tenían que jugar un papel importante, pero también el sol y el valle. Desde mi muy limitada capacidad de movimiento esto fue lo que se me ocurrió.

La rambla Barchina, Teruel
La rambla Barrachina, Teruel

Todas estas fotografías han sido reveladas con LR y posteriormente se les ha aplicado ciertos ajustes con los filtros NikCollection para potenciar azules, verdes y contrastes (polarización, tonal contrast, foliage, brilliance-warm). No se ha eliminado nada ni modificado ningún elemento natural.

Vuelvo a colocar la imagen que abre este artículo para que se vea bien. Ese punto brillante a la derecha es la luna llena.

La rambla Barrachina de Teruel de noche
La rambla Barrachina de Teruel de noche

 

 

 

 

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.